Mendoza

Mendoza es una ciudad extraña, una ciudad que se encuentra en los límites entre el gozo y la desesperación, el derroche frívolo y el hambre
Es una de las principales productoras de petróleo de Argentina, para mi sorpresa, el petróleo es su principal producto industrial, luego viene la vitivinicultura. Es una de las regiones de mayor y mejor producción de vinos de alta gama en el mundo. El turismo de valor la posiciona al nivel de los principales destinos de Latinoamérica.
Sin embargo, la pobreza y marginalidad que vi roza lo obsceno.

Plaza Independencia

La ciudad lleva un ritmo propio de una capital, pero tiene el aspecto de una ciudad pequeña del interior. Estas dos caras son ciertas, Mendoza Capital tiene una población acotada, poco más de cien mil habitantes, pero todo el conglomerado urbano suma más de un millón.
En pocas cuadras a la redonda conviven gente sin techo, turistas franceses, empleados bancarios, acequias donde corre agua sucia; calles como Arístides, donde la frivolidad gastronómica de moda se mezcla con gente pidiendo plata y muy buenos músicos callejeros.

La gente me gustó. Puede sonar ingenuo, pero los mendocinos tienen una simpatía y una forma de relacionarse relajada, siempre todos te hablan con una sonrisa vistiendo sus cuerpos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Crea tu propio blog con WordPress.com.

Subir ↑