Desde San Agustín del Valle Fértil es imposible continuar viajando hacia el norte si no se tiene vehículo propio.
Existe una sola empresa de transporte que llega al pueblo, y por cuestiones legales e impositivas, no puede circular por las rutas de La Rioja: la única alternativa que tengo es volver hacia atrás, a San Juan capital, y desde allí continuar viaje; encima no me coinciden los horarios y tengo que hacer una noche más en el hostel, del cual tengo una pésima experiencia.

Llego a San Juan a eso de las 18 hs. Y lo primero que hago es tratar de sacar pasaje para Salta; estoy cansado, quiero llegar al hotel que reservé y bañarme, pero a la terminal la están remodelando y tratar de encontrar las boleterías es como intentar escapar del laberinto de Creta. Cuando lo logro, para el día siguiente a la las 15 hs, escapo al hotel en un viaje de no más de diez minutos en taxi.
El fin de semana en el que llego hay carreras de motociclismo en el autódromo, la ciudad está invadida por motoqueros y promotoras.
El día siguiente, entre el momento que dejo el hotel y vuelvo a retirar el equipaje para seguir viaje, lo dediqué a caminar por el centro, intentando atrapar al verdadero San Juan.

Anuncios