Vaqueros y San Lorenzo

Fueron dos días diferentes, pero con varias cosas en común: son dos pequeñas localidades cercana a Salta capital, permanecen por completo ajenas al ritmo de cualquier ciudad grande, permanecen rodeadas por las yungas, esperando a quienes las visitamos, silenciosas.
Primero visité Vaqueros, quebrada en dos por la ruta 9, a cada lado de la ruta las casas parecen crecer desde la misma tierra, como una nueva especie vegetal. Las distancias son largas, el pueblo se resuelve en un laberinto de calles de tierra que se retuercen para llevarte, siempre, de regreso a la ruta 9.

Al día siguiente tomé el colectivo a San Lorenzo, al oeste de Salta capital.
San Lorenzo puede dividirse en dos partes: el pueblo, bajo, unas pocas calles asfaltadas, mucho verde. Y la quebrada de San Lorenzo, donde termina el recorrido del ómnibus.
Es una zona protegida que se mete entre los cerros cercanos a la ciudad, en medio de la selva de las yungas. Hay senderos marcados que siguen al río San Lorenzo, lugares públicos con fogones, paradores y baños; y también está la posibilidad de bajar al río y seguir su curso hacia arriba, internándose en la yunga, sin caminos visibles ni señales. Hundirse en la selva subtropical y permitir que el verde te devore, te invada.
La segunda fue mi opción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.